El karma del estudiantado cubano

Escrito el 01. mar, 1997. Por , en Académicos

Trabajo presentado por Alberto Muller en el Simposium de Florida International University sobre el activismo estudiantil cubano el 13 de marzo de 1997

Escalinata de la Universidad de La Habana

Estimados amigos y estudiantes: Honra a este recinto universitaria que se haya escogido una fecha de tanto significado histórico como el 40 Aniversario del 13 de marzo de 1957 para efectuar el Simposium sobre el “activismo estudiantil cubano” a través de su historia. Curioso batallar el de los estudiantes cubanos para que su adolescente nación se arrumbe por caminos de libertad, participación, respeto a la dignidad de la persona humana y paz consigo misma.

Parece casi como un karma misterioso de dolores, entregas y mártires que no encuentra su final:

¡Investíguese la historia reciente y se comprobará que en muy pocas naciones, el estudiantado ha pagado un precio tan alto en vidas y sacrificios! Permítanme dar un salto atrás, con absoluta premeditación histórica, de aquel escalofriante fusilamiento a inocentes estudiantes de medicina en 1871, que manchó de ignominia la historia de la colonización española en América.

Intentemos con absoluto rigor investigativo acercarnos al marco histórico que ha servido para engendrar esta interminable cadena de sacrificios del estudiantado cubano.

Recordemos que en 1844 la Metrópoli condenó a morir injustamente a PLACIDO (José Valdés de la Concepción) un joven poeta mulato, por un supuesto intento de rebelión: “Sed de inmensa bondad…a vos acudo en mi dolor vehemente”, decían sus lindos versos en su Plegaria a Dios.

Y un poco más atrás la colonia maltrató a los indios en forma poco humana, lo que provocó que el Padre de las Casas se convirtiera en el defensor y protector de los indios.

También nuestros poetas han tenido que cruzar esa encrucijada de dolores enormes por la libertad de Cuba…

¡Paradójico país que hace pagar un precio tan alto a estudiantes y poetas! Adentrémonos entonces en esta encrucijada de raro destino o KARMA de continuos dolores de los estudiantes cubanos.

La Cuba de entonces (siglo XIX) ya era multirracial: española y africana. Y esta realidad que produjo el MESTIZAJE se concibió sobre aquel pecado social inaudito y cruel, que se llamó LA ESCLAVITUD.

Las consecuencias de la esclavitud, aunque es cierto que estimularon lo que algunos llaman el Siglo de Oro en incremento de riquezas y de población, fueron un pesado letargo en la conciencia de una isla, que como Cuba, daba sus pasos prolegómicos de integración nacional.

Pero a este denigrante y violento suceso de LA ESCLAVITUD, se unen otros desvaríos históricos que definitivamente coadyuvan en una pesada carga para el destino de cualquier joven país.

Ya hemos mencionado algunos aspectos de ese despotismo español, que con la isla cubana fue particularmente lacerante. Sin desmeritar en la grandeza espiritual que legaron con el evangelio.

No pasemos por alto, el intento de algunas potencias de la época por convertir la isla en mercancía de compra. Aún en algunas mentes de uni dimensionalidad comercial que vagan por el ambiente se incuba esa ilusión mercantilista por adquirir la fruta madura de la isla linda.

Después Cuba padece la intervención innecesaria de los Estados Unidos en su heroica guerra de independencia.

Y lo peor ni siquiera fue la Resolución Conjunta, que declara las hostilidades entre Estados Unidos y España, en aquel injerencista 20 de abril de 1898, cuando las fuerzas independistas cubanas tenían virtualmente arrinconados y derrotados a los españoles.

Hay un diálogo registrado en la historia entre la reina María Cristina y Sagasta (el presidente del Consejo de Gobierno), que verifica con creces lo que acabamos de afirmar, en cuanto a que la guerra estaba virtualmente ganada por los mambises cubanos: “me han dicho que si firmo la autonomía se pierde la isla”, dice la reina.

A lo que Sagasta con sincera agudeza le contesta: ‘Ay señora reina, más perdida de lo que ya está”…

Pero lo más grave y ofensivo de la intervención norteamericana fue cuando el gobierno del presidente Mc Kinley ignora al gobierno civil en armas; desconoce la autoridad de su presidente Bartolomé Masó y envía su conocido “mensaje a García”.

Después vendría la firma del Tratado París, que aunque duela afirmarlo, mediatiza y manipula a su antojo la historia naciente y soberana de la república de Cuba.

Y como “ñapa” adicional, se le reserva a la isla la “cláusula sospechosa” de Platt, que se inserta en la carta constitucional de 1901.

Se ha discutido mucho sobre este tema y algunos argumentan sobre los avances de desarrollo y modernización que representó la intervención estadounidense desde 1898.

Y no ponemos en duda que la intervención estadounidense en la isla en 1898 aceleró un proceso de modernización material en el país.

Pero también en la historia son válidos los valores morales y jurídicos. Y la soberanía cubana, sin lugar a dudas, quedó entonces seriamente lesionada. Podríamos preguntarnos:

¿Qué alcanzamos con aquella lotería de modernización, si debilitamos la conciencia moral del ser nacional cubano?

La más sensata desmentida a esta apología intervencionista de “modernización” es la inestabilidad durante los años posteriores en la república, que podríamos resumir en dos acápites:

1ero.- La corrupción y el despreció heredadas de algunos funcionarios intervencionistas. Estúdiese con coraje académico: ¿cómo ofendió a Cuba el general Shafter? ¿Cómo se enriqueció el interventor Magoon? ¿cómo Summer Welles se burló de los cubanos?

Y 2do.- Los gobiernos militaristas-dictatoriales-y corruptos que oprimieron a Cuba sin pudor ni decoro: Gerardo Machado, Fulgencio Batista, las corruptelas de algunos gobiernos de turno y el desastre represivo del comunismo tropical de Fidel Castro, que parece no tener fin, con la injerencia soviética de intermedio irrespetuoso.

¿De qué le sirvió a Cuba la supuesta modernización norteamericana, sí de 95 años de república, más de la mitad han sido gobiernos ilegítimos, corruptos, de fuerzas represivas y tiránicas?

Hubiese sido preferible un avance más moderado en el desarrollo económico y un salto consciente de verdadera madurez en la conciencia de un destino nacional, que a Cuba definitivamente le ha faltado…

Y tal vez alrededor de estas ocurrencias inoportunas, sólo hemos mencionadas algunas: de criminalidad grosera (la esclavitud); de inhumanidad vergonzosa (los fusilamientos de Plácido y de los estudiantes de medicina en 1871) y de injerencias innecesarias (la intervención norteamericana de 1898 y la de los soviéticos de reciente cuño, que inclusive lograron ocupar una cláusula introductoria en el documento constitucional comunista cubana.

Es curioso que las injerencias en Cuba siempre busquen insertarse en los documentos jurídico-constitucionales.

Además de lo anterior, sumemos nuestras propias debilidades de pueblo adolescente. Y dentro de todo este marco frágil, que hemos expuesto, germina ese interminable destino de pesadas cadenas y dolores que la historia cubana ha reservado a sus jóvenes estudiantes.

Que conste, que no pretendemos culpar a la esclavitud de todos nuestros males, pero sí es innegable que es parte de algunos de nuestros vicios de violencia enraizados.

Tampoco es la intención de este trabajo sentar en el banquillo de los acusados a las naciones extranjeras vinculadas al acontecer cubano. Aunque tanto España, como Estados Unidos y finalmente la Unión Soviética, no dejan en la isla un manto de transparencias en respetos, libertades y solidaridad soberana.

Más bien, el motivo de investigación que nos mueve, es que los cubanos aprendan a no repetir sus errores, ni permitir en su tierra errores ajenos. Finalmente creemos que es de suma importancia que los cubanos tomen conciencia y acepten para el devenir de los próximos años:

1ero.- que son una nación mestiza.

2do.- por supuesto, dueña absoluta de sus actos.

Y que sólo ellos son los responsables de trazar su destino nacional sin injerencias extrañas ni debilidades propias.

Para ello deben usar como premisa aquella sentencia maravillosa en la doctrina de Félix Varela, que quería “que Cuba fuese tan isla en política como lo era en naturaleza”.

Pero es innegable que definitivamente hay incidencias retardatarias y de mediocridad moral en la historia cubana, que se heredan de afuera, de manos intrusas e impertinentes.

Y para ello, parodiando a ese gigante moral de nuestra historia reciente, maestro de todos, don Manuel Marques Sterling, el mejor remedio es una gran dosis de “virtud doméstica”.

Cuba es un país de violencias. Y es simplemente porque nuestros antecesores, llámense colonialistas, criollos, peninsulares, intervencionistas o “cubiches”, la asimilaron y sembraron en abundancia.

Y la violencia es engendradora de violencias. Desgraciado destino han tenido que pagar nuestros jóvenes estudiantes sin ser realmente responsables del desastre.

Mencionaré sólo algunos hechos resaltantes, es imposible mencionarlos a todos. Y después este simposium intentará desentrañarlos:

1871…Los inocentes estudiantes de medicina son llevados sin misericordia al paredón de fusilamiento…

1927…el 10 de diciembre por indicaciones del dictador Gerardo Machado son expulsados de la Universidad los miembros del Directorio Estudiantil.

¡Qué lacerante y doloroso que a un estudiante se le expulse de su recinto universitario!

1929…es asesinado en México el dirigente estudiantil Julio Antonio Mella. Se señala a Stalin como el brazo ejecutor de su muerte, por haberse opuesto Mella a las intenciones intervencionistas de la III Internacional Comunista…Pero sino fue Stalin el asesino, lo fue Machado…

1930…un 30 de septiembre…es asesinado el estudiante Rafael Trejo. 1948…un 22 de febrero es asesinado el estudiante Manolo Castro a manos de un bonche de matones profesionales a sueldo.

1953…es asesinado Rubén Batista, estudiante de arquitectura. El primer mártir de la fatídica jornada dictatorial iniciada por Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952…

1954…se reúne en la Universidad de La Habana el III Congreso Nacional de Estudiantes, que en gran medida esboza un plan de acción contra la dictadura. 1957…

13 de Marzo…el asalto al Palacio Presidencial que hoy nos convoca para analizar el “activismo estudiantil cubano”.

Fecha heroica, generosa, grande, limpia, que también une a hombres de otros sectores cívicos de la talla de Menelao Mora Morales.

El 13 de Marzo es como la continuación de la guerra necesaria y amorosa que proclamara José Martí, en busca de la Independencia.

Curioso que el mando revolucionario desde la Sierra Maestra (dirigido por Fidel Castro) acusara a esta acción heroica del 13 de Marzo “de acto putschista contra la revolución”.

Tema interesante para los curiosos de la historia. Pienso que cuando se estudie a fondo la personalidad de José Antonio, los historiadores se van a encontrar a una de las figuras cubanas de la república, que mejor representa los ideales de limpia cubanía de Félix Varela y de amorosidad independiente de José Martí.

1957…Abril…la masacre de Humboltd 7, donde fueron asesinados Fructuoso Rodríguez, Juan Pedro Carbo Serbia, Joe Westbrook y José Machado…Crimen despreciable por su frialdad premeditada.

1958…30 de julio…Santiago de Cuba…asesinado Frank País, joven de 23 años de edad. Un mes antes habían asesinado a su hermano Josué. 1958…Diciembre 28…asesinados a sangre fría en Guajaibón, Pinar del Río de los estudiantes de la Agrupación Católica Universitaria: Javier Calvo, José Martí, Ramón Pérez Lima y Julián Martínez Inclán.

¡Torturados brutalmente y después ahorcados…!

A las 48 horas huía de Cuba, Fulgencio Batista.

¡TRIUNFA LA Revolución de 1959! Aleluya…

Muchos pensaron que llegaba la paz, la libertad y la justicia para Cuba. Desgraciadamente no fue así… Con la revolución venía agazapada la bofetada comunista para traicionar y desviar los postulados democráticos de los Movimientos 26 de julio y 13 de Marzo, hacedores en gran medida del proceso victorioso de 1959…

1960…Febrero…son detenidos, heridos y golpeados los estudiantes que depositan una corona de flores a los pies de la estatua de José Martí en el Parque Central de La Habana, en protesta por la visita a Cuba de Anastas Mikoyan, Viceprimer Ministro de la Unión Soviética que había ordenado la masacre de Budapest, Hungría en 1954…

1960…agosto…se crea el Directorio Estudiantil. Lo integran veteranos luchadores estudiantes del Directorio anterior y los pinos nuevos que se incorporarían a la nueva jornada…

Pero la divisa del grupo estudiantil insurrreccional era inconfundible: “José Antonio…con tus ideas en marcha”.

1960…Octubre…es fusilado el estudiante Porfirio Ramírez, presidente de la Federación de Estudiantes de las Universidad de Las Villas, a su vez capitán del ejército rebelde.

1961…Abril…abril negro…son fusilados los estudiantes Virgilio Campanería y Alberto Tapia Ruano en la Fortaleza de la Cabaña…

¡Viva el Directorio Estudiantil! ¡Viva Cuba Libre! ¡Viva Cristo! , fueron las tres frases pronunciadas por Virgilio antes de ser abatido por los fusileros. Frases ya que retumban imperecederas en la historia cubana. 1961…Diciembre…es asesinado el estudiante del Directorio, Juanín Pereira. Hombre de bondad infinita.

1964…es cobardemente asesinado de varios bayonetazos en la prisión política de Isla de Pinos, el estudiante del Directorio Estudiantil, Ernesto Díaz Madruga.

1966…es detenido Rolando Cubelas, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria en 1959 y condenado a 20 años de prisión política.

1977…es asesinado…abandonado a morir cobardemente en una huelga de hambre en la prisión de la Cabaña, el dirigente estudiantil Pedro Luis Boitell…Crimen de características lapidarias.

¡Qué KARMA de despojos, abusos, maltratos y asesinatos han padecido los estudiantes cubanos!

Confiemos que esta historia heroica del estudiantado cubano, se convierta en semilla que germine justicia, amor pleno entre cubanos y libertad verdadera… Y que unida al legado hermoso de Félix Varela, santo humilde que enseñó a los cubanos a pensar en cubano; de José María Heredia, poeta que enriquece en versos de amores el acerbo cultural y patriótico; de Carlos Manuel de Céspedes, pleno en compromisos y grandezas, actor de excepción en la abolición de la esclavitud y el Grito libertario de Yara; de Antonio Maceo, Titán de bravuras y cubanía; y de José Martí, el pensador, el Apóstol de Cuba, entre tantas otras expresiones de servicio virtuoso a Cuba, termine cerrando este río de sangre y violencias por destinos de libertad, que este simposium se adentra a analizar en esta tarde …

¿Cuándo aprenderán los dirigentes políticos cubanos a cultivar rosas, en lugar de rencores? Muchas Gracias……

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

No se permiten más comentarios.