Fiscal cubano reconoce corrupción en Cuba

Escrito el 11. nov, 2011. Por , en Cuba

El fiscal general de Cuba, Darío Delgado Cura, admitió que en la isla existe corrupción y que esto afecta fundamentalmente al floreciente sector “empresarial”. Lo que no dijo el fiscal cubano, con su bigote a lo Charles Chaplin y su motica de pelo teñido en su calvicie incipiente, es que los empresarios cubanos, en un 90 por ciento son militares o funcionarios del Partido Comunista.

“Es cierto que tenemos hechos de corrupción en nuestra sociedad”, dijo Delgado. “En nuestro país la corrupción que se enfrenta es administrativa y se encuentra identificada en determinados niveles de variados sectores, fundamentalmente empresarial”, agregó.

Aquí Delgado, quien es general de brigada del ejército cubano, descubrió una verdad de Perogrullo, al afirmar que la corrupción en la isla es netamente administrativa.
“La corrupción no es un problema cubano, no es una consecuencia del socialismo”, dijo el fiscal, al inaugurar en La Habana el quinto Encuentro Internacional sobre la Sociedad y sus Retos frente a la Corrupción.

Y en cierto sentido tiene razón el fiscal, porque la corrupción es un fenómeno de facilismo y apropiación indebida de recursos en algunos seres humanos, pero lo que pasa es que quienes la cometen y estimulan en Cuba son los propios dirigentes comunistas que controlan todos los hilos del poder.

Y para ponerle la tapa al pomo. la Contraloría cubana informó que la falta de control administrativo y contable había elevado este año los casos de corrupción en empresas de La Habana, en comparación con 2010, según detectó en una auditoría a 750 empresas cubanas, 132 de ellas en la capital.

El amigo lector de saber que esta cifra de corrupción representa un 40 por ciento de las empresas en la isla.

En junio pasado, la justicia cubana condenó a 25 altos funcionarios gubernamentales, incluido un ex viceministro, en un caso por corrupción ligado al empresario chileno Max Marambio, amigo cercano de Fidel Castro. Este fue condenado en mayo en ausencia a 20 años de cárcel junto al ex ministro Alejandro Roca (15 años), por delitos similares.

¡Vaya que la corrupción en Cuba se aparece al marabú, que crece salvaje por todos los rincones del mapa gubernamental cubano, pero para extirparla hay que darle candela dura!

Artículos relacionados

No se permiten más comentarios.