El abismo fiscal en Estados Unidos

Escrito el 06. dic, 2012. Por , en Noticias


 

Con tres semanas para resolver el diferendo, si los políticos en EEUU, digamos el Partido Demócrata y el Partido Republicano, no se ponen de acuerdo, Estados Unidos caerá en un abismo fiscal, con consecuencias desastrosas inmediatas para el país y el resto del mundo.

Lamentablemente en el desacuerdo prevalece el modelo económico de cada uno de los dos partidos, cuando la prioridad debería ser la creación de empleos y la reducción del déficit.

Algunos pensaron que la disputa quedaría resuelta en las elecciones presidenciales del pasado 6 de noviembre, que en este caso ganó el candidato que proponía que los ricos aportaran más al esfuerzo conjunto para estabilizar la economía.

Al margen que podamos estar de acuerdo o desacuerdo con esa medida, lo cierto es que Obama recibió el mandato más evidente para proponer su plan al ganar las elecciones por la Casa Blanca.

Pero si esa batalla ideológica-política entre los dos partidos no se resuelve antes del 31 de diciembre, no sólo los impuestos de los ricos van a subir, sino los de todos los ciudadanos contribuyentes, puestos que en esa fecha vence el recorte temporal de impuestos, vigente desde la Administración de George Bush.

Además, de acuerdo a un pacto anterior firmado por republicanos y demócratas, con la subida de impuestos a todos los contribuyentes, vendría una reducción indiscriminada de ayuda a los desempleados, otra reducción de gastos militares, y así hasta llegar a una reducción del déficit equivalente a un 4% del Producto Interior Bruto (PIB), que paralizaría a Estados Unidos y lo hundiría en una crisis insostenible.

Todo esto es lo que se conoce como el “abismo fiscal", no solo por el impacto que todos esos recortes e impuestos tendrían sobre la economía, sino por el perjuicio para el devenir y el desarrollo de los EEUU.

Confiemos en la sensatez de los políticos en este país. El diario The New York Times informaba de que los líderes conservadores en el Congreso parecen inclinarse por la rendición para no deteriorar aún más la imagen del partido ante la opinión pública. Encuestas recientes muestran que los norteamericanos culparían a los republicanos de un eventual fracaso en caso de llegar al abismo fiscal.
 

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

No se permiten más comentarios.