Préstamos a cuentapropistas y agricultores en Cuba

Escrito el 25. nov, 2011. Por , en Noticias

Paso a paso la Cuba castrista intenta montar un escenario parecido al de China, una economía capitalista pujante, un país controlado por un gobierno y un Partido Comunista que no permiten la diversidad política.

La diferencia está en que la agricultura china es altamente productiva, no así la de Cuba que anda muy por debajo del nivel de subsistencia. Por otra parte, el gobierno chino estimula el crecimiento de riquezas privadas en China, mientras el castrismo obstaculiza y combate la posibilidad de millonarios privados en la isla.

En un decreto esperado, el gobierno cubano autorizó préstamos en pesos cubanos a los cuenta propistas y agricultores independientes, para intentar salir de la crisis económica que tiene a Cuba al ‘borde del precipicio’, según palabras del propio Raúl Castro.
Las dos medidas y todo un conjunto de regulaciones fueron publicadas en la Gaceta Oficial de Cuba y generan la posibilidad de que los pequeños empresarios y agricultores independientes resuelvan la necesidad de capital de trabajo.
Serán sujetos de préstamos los trabajadores por cuenta propia, los agricultores pequeños y aquellos ciudadanos que deseen comprar materiales de construcción y adquirir bienes personales.
El economista independiente y expreso político del Grupo de los 75, Oscar Espinosa Chepe, declaró “que indudablemente esto es un paso de avance y progreso”, aunque añadió que “el gobierno tiene que resolver con urgencia la falta de un mercado mayorista que no existe para aliviar la carga impositiva que pesa sobre los negocios privados o cuenta propistas”.
Chepe insiste en la necesidad de resolver la oferta de insumos que es mínima y a precios desorbitantes. “El surtido es pequeño, prácticamente nulo para mecanizar la agricultura, falta el combustible muchas veces, falta el fertilizante, faltan los pesticidas, o si se consiguen es a precios muy caros. “Si tú pides un crédito es para comprar algo, pero si no hay nada que comparar bueno la efectividad de esa política de crédito merma mucho”.
Chepe también plantea su preocupación sobre el crédito en moneda nacional porque hay mucha mercancía en Cuba que solo se consigue en moneda convertible o CUC. Sugiere que se estudie ofrecer créditos en CUC hasta tanto no haya una unificación monetaria en el país.
Para algunos observadores y economistas conocedores de la crisis económica cubana, la falta de una política crediticia era uno de los elementos más neurálgicos para impulsar la productividad de las empresas por cuenta propia.
Las normas establecen que los importes y plazos de amortización del crédito se acordarán entre la institución financiera y el solicitante, mientras que el Banco Central será el ente regulador de las tasas máximas y mínimas aplicables.
La principal fuente de amortización serán “los ingresos personales lícitos que obtengan los sujetos de créditos”, agregó el texto del decreto ley.
La normativa también permitirá hipotecas como garantía, toda una novedad en el marco del modelo socialista y centralizado imperante en Cuba por más de medio siglo.
Paralelamente, y como parte del paquete de medidas, el Banco Central de Cuba dio a conocer una reglamentación para que los trabajadores independientes o campesinos puedan cobrar directamente por servicios prestados o productos brindados a empresas o entidades estatales.
Los agricultores que acrediten legalmente la tenencia de la tierra, ya sean propietarios o arrendatarios, podrán solicitar los créditos para la compra o reparación de equipos y medios de trabajo u otras acciones que sean para el crecimiento y desarrollo de las producciones.
Al final de la jornada, la economía privada vuelve a Cuba con pasos lentos, pero con el objetivo de sacar al país de la quiebra económica.

Artículos relacionados

No se permiten más comentarios.