Rusia desafía a Estados Unidos

Escrito el 06. oct, 2015. Por , en Noticias

Image result for Obama

(Artículo de Opinión de Alberto Muller)

Tanto los servicios de inteligencia de las grandes potencias, incluyendo el de Estados Unidos, como el gobierno de Moscú, han confirmado que aviones rusos por primera vez en la historia han atacado en territorio sirio a objetivos terroristas del Califato de Isis y a otros grupos rebeldes sirios entrenados por la Agencia Central de Inteligencia, según informó New York Times y corroboró el senador John McCain.

Aunque la mision tendría una duración limitada en su plazo de ejecución, de acuerdo a la explicación del presidente ruso Vladimir Putin, la misma va dirigida a apoyar y proteger al regimen genocida y tiránico de Bashar el Asad en Damasco.

Esta acción agresiva y puntual del gobierno ruso estremece y pone en ridículo una vez más la política vacilante e inepta en esa zona del mundo que, el gobierno de Estados Unidos viene mostrando:

Desde la invasion a Irak -ordenada por el entonces presidente George W. Bush en el 2003- con el pretexto de erradicar las armas de destrucción masiva inexistentes, hasta la famosa línea roja reciente establecida por el presidente Barack Obama si el gobierno autoritario de minoría chiíta o ‘alauí’ de Bashad el Asad se atrevía a lanzar armas químicas contra el pueblo sirio indefenso, la política estadounidense en la zona no ha podido ser más errática, ingenua y displicente.

Finalmente el regimen sirio de Asad masacró al pueblo sirio lanzando gas sarín (un arma química mortal) contra la población en varias ciudades cercanas a Damasco en el 2012, provocando así miles de muertos y heridos de gravedad.

La advertencia del presidente Obama con su famosa línea roja, de que este hecho sería de maxima gravedad y criminalidad por parte del régimen de Asad y que además representaría un punto de no retorno, quedó en el ridículo por la inacción de Estados Unidos y el propio silencio del presidente Obama.

No podemos eludir que estos dos errores garrafales en la política norteamericana fueron desencadenantes en la creación y fortalecimiento del actual Estado Islámico o Califato de Isis en la zona:

Cuando Bush ordenó, una vez ocupado el territorio de Irak, la desactivación del ejército iraquí, estos oficiales desplazados (casi todos sunitas) se convirtieron en la alta oficialidad del Califato de Isis o del Estado Islámico.

Cuando Obama permitió y se cruzó de brazos ante el genocidio de las armas químicas en Siria, este crimen de lesa humanidad desplazó a los sunitas en este territorio, que por cierto representan el 90 por ciento de toda la población, hacia el norte limítrofe con Irak.

Esta es precisamente la zona que controlan estos terroristas del califato, mientras que los combatientes del Ejército Libre de Siria, que son los moderados sirios y la oposición más temida por Asad, se han visto atrapados entre estas dos fuerzas hostiles.

A toda esta crisis política en Siria, se suma el éxodo o la estampida del pueblo sirio huyendo en columnas de refugiados de las multiples violencias en su territorio, como las que generan la dictadura de Asad, el terrorismo del Califato de Isis (Estado Islámico) y la de los turcos persiguiendo a la milicia kurda.

Todo este éxodo masivo ha provocado que más de 4 millones de sirios hayan abandonado el país hacia fronteras más seguras como las de Jordania, Líbano y la misma Turquía

Mientras tanto, Bashar el Asad se mantiene en su refugio de Damasco con la protección de la cercana base naval rusa en Latakia y el estratégico Puerto de Tartus, ambos en territorio sirio muy cercanos a Damasco y usados operativamente por los rusos.

Pero ahora, para colmos de desafíos y graves peligros, la aviación militar rusa, y todo ordenado por Vladimir Putin para proteger a su amigo el dictador sirio Bashar el Asad, su gran aliado chiíta en la zona, se lanza con infinita agresividad a bombardear territorios sirios ocupados por el Ejército de Liberación Sirio (los rebeldes sirios aliados de Estados Unidos) y territorios ocupados por los terroristas del Califato de Isis o Ejército Islámico.

Hasta cuándo se va a permitir a Rusia actuar en Ucrania, Crimea y ahora Siria con esa impunidad prepotente de desconocer a la comunidad internacional?

Con extrema urgencia, los Estados Unidos deben alertar a Rusia que no hay solución en Siria mientras que Bashar el Asad siga detentando el poder dictatorial a espaldas de un pueblo que lo adversa.

Y que tampoco hay solución en Ucrania mientras Rusia siga instigando a los separatistas ucranianos en la frontera común y no devuelva el territorio de Crimea. Estados Unidos debe mostrar firmeza y decisión política ante la acción intervencionista de los rusos en esta zona explosiva del mundo.

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

No se permiten más comentarios.