Correa ofende a los cubanos

Escrito el 25. sep, 2007. Por , en Política

(publicado por Diario Las Américas)

http://www.sfgate.com/blogs/images/sfgate/foreigndesk/2006/10/14/ecuador220x300.jpg

No es justo que venga un visitante al sur de La Florida, de la categoría que sea, e insulte por ignorancia o por sectarismo político a la sufrida comunidad cubana refugiada en estos contornos y por ende al pueblo cubano.

Era de esperar que el paso del presidente ecuatoriano Rafael Correa por Miami creara cierta expectativa, no exenta de polemicidad. Por eso decidimos seguir prudentemente sus pasos, a los efectos de obtener una visión lo más justa posible de su personalidad, de sus ideas, de sus planes políticos y de sus proyectos constitucionales inmediatos.
La primera impresión que nos causó el joven presidente ecuatoriano fue la de un político sagaz, de comunicación elocuente y con una respetable formación política.
Pero como el periodismo requiere de credibilidad y su objetivo no es zaherir por caprichos de simpatías, nos atuvimos a los hechos de la realidad:
Lo cierto es que Rafael Correa viene de una familia humilde de Guayaquil; que realizó sus estudios secundarios en el colegio católico de La Salle y que posteriormente sus altas calificaciones escolares lo ayudaron a obtener una beca de estudios en la Universidad Católica de Guayaquil, en la que finalmente se graduó de economista en 1987.
De ahí se fue involucrando en la política activamente hasta llegar a la presidencia del país en las elecciones del 26 de noviembre del 2006 con un 56.7 por ciento de los votos del electorado.
En su participación reciente en la Cumbre de las Américas de Miami, el presidente ecuatoriano dio garantías de que en Ecuador no se romperá el ritmo democrático; habló de que en el año 2009 el gobierno no renovará el contrato de la Base Norteamericana de Manta; criticó a la prensa libre de Ecuador por su falta de compromiso con el pueblo y defendió su propuesta de que la Asamblea Constituyente, una vez elegida a finales del mes de septiembre, disuelva el Congreso nacional, que a su juicio no representa a la población ecuatoriana.
Pero llegó entonces el momento del insulto inoportuno e inapropiado de Rafael Correa a los cubanos libres, en el que mostró una carencia absoluta de sensibilidad con la comunidad cubana de Miami y con el pueblo cubano de intramuros, además de un irrespeto innecesario a la verdad histórica de los hechos.
El presidente ecuatoriano en una lamentable comparecencia ante un programa televisivo en Miami puso en duda la integridad de los 75 disidentes presos políticos de conciencia y de los tres cubanos de la raza negra fusilados por intentar salir de Cuba durante la primavera del año 2003, y hasta los identificó a todos como espías.
Resultó una enorme sorpresa la ignorancia del presidente Rafael Correa sobre estos hechos que, hasta nombres del prestigio de José Saramago, Premio Nobel de Literatura de filiación comunista y Eduardo Galeano, reconocido escritor y periodista uruguayo de la izquierda marxista, entre cientos de otros intelectuales de todo el mundo, condenaron la represión de Fidel Castro contra estos 75 hombres y mujeres, por el solo delito de disentir del autoritarismo comunista imperante en Cuba. También en su misiva, estos intelectuales, condenaron con fuerza el fusilamiento de los tres jóvenes cubanos de la raza negra.
Después Correa culpó al “bloqueo norteamericano” de todas las miserias y sinsabores en la isla. Y esto nos pareció de un simplismo histórico tendencioso. Es cierto que en Cuba existe un embargo comercial por parte de los Estados Unidos desde febrero de 1962, por un diferendo entre los dos gobiernos, ante el cual los cubanos libres, oposicionistas y/o simpatizantes del comunismo cubano, no tienen ni son ni parte.
Las miserias de la isla cubana se deben a problemas sistémicos del comunismo o al rígido centralismo, que por ausencia de libertad, es incapaz de estimular el trabajo y por consiguiente el desarrollo económico.
Además, el presidente Correa debe saber que esa medida nunca ha sido realmente un bloqueo, sino un embargo parcial.
Inclusive, si bien es cierto que hay cubanos a favor de esa medida económica, y están en su derecho de opinar sobre esta materia, me atrevería decir al presidente Correa, que la mayoría de los disidentes y oposicionistas de intramuros y de una parte considerable del exilio cubano de Miami, opinan que el embargo comercial ha sido un error de la política norteamericana hacia Cuba.
¿Sabía esto el presidente ecuatoriano? Me temo que no.
Y lo peor de la comparecencia de Rafael Correa fue que se declaró amigo de Fidel Castro y de su régimen de terror. Habló entonces de los logros conocidos en atención médica y en educación del régimen de La Habana, ante los cuales no hay que demostrar ningún asombro demoníaco.
Supongo que Correa sepa que los logros educativos de Costa Rica y de Chile alcanzaron los mismos índices de Cuba, pero sin mediar ningún preso político ni ningún ciudadano fusilado o torturado.
Y que Cuba, antes del triunfo de la revolución de 1959, tenía un índice de analfabetismo muy bajo, que apenas llegaba al 19 por ciento. La Revolución cubana para derrocar a la dictadura de Batista, fue un proceso político por recuperar el Estado de Derecho y no fue un proceso social.
No queremos decir que Cuba fuese perfecta, no lo era, pero sus avances en materia social estaban a la cabeza de América Latina.
Rafael Correa también debería saber que el régimen castrista ha enviado a las prisiones a más de un millón de ciudadanos cubanos, y a los paredones de fusilamiento a cientos de cubanos, por el simple hecho de discrepar del régimen autoritario castrista.
No le voy a contar al presidente Correa los detalles de las torturas que conozco aplicadas por la Seguridad del Estado cubano sobre sus ciudadanos, pues el espacio de una viñeta periodística lamentablemente tiene límites.
Pero si podría pedir al presidente Rafael Correa, y no tengo porque dudar de su honestidad personal, que le dé una oportunidad a un grupo de presos políticos cubanos supervivientes de las prisiones, algunos hasta de filiación izquierdista como él, otros mujeres heroicas de una dignidad sin límite, otros cristianos de fe indestructible y otros de pensamiento conservador, para que le muestren las cicatrices de lo padecido, con abundantes pruebas de que a los presos políticos en las cárceles castrista:
Los torturaban y los asesinaban con golpes, bayonetazos y disparos; los amedrentaban con electroshocks; les aplicaban simulacros de fusilamientos; los introducían encapotados en piscinas para que sintieran que se ahogaban; los metían en zanjas de excrementos para quebrar su autoestima; les dinamitaban las prisiones para destruirlos psicológicamente.
El presidente Rafael Correa se autodenomina un humanista cristiano, que se ha opuesto a la dolarización del país y a la intromisión de los organismos multilaterales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. También ha declarado que no renovará el contrato de la Base Militar de Manta con los Estados Unidos en el año 2009.
Y todo lo ha hecho dentro del poder soberano que le otorga el Estado de Derecho, independientemente que las medidas sea sabias, erróneas o discutibles.
Pero cuando escuchamos que el presidente Rafael Correa se identifica con la Cuba castrista y desconoce la integridad de los 75 cubanos presos y de los tres fusilados de la primavera del 2003, nos tenemos otra opción que pensar que es un ignorante en los temas cubanos o un aliado encubierto del estalinismo caribeño implantado en Cuba por el régimen de Fidel Castro.
Preferimos pensar en la ignorancia de Rafael Correa, pues resulta incongruente y de una complicidad paradójica el pensar que sea de la misma fauna política de Fidel Castro.
El mandatario ecuatoriano debe saber que la comunidad cubana exiliada en el sur de La Florida y los cubanos en la isla tienen una dignidad propia que ha sido ofendida por sus comentarios.

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

22 Comentarios a “Correa ofende a los cubanos”

  1. El antigusano

    16. oct, 2007

    Desestimado Mister Müller;

    He leído con atención su perorata. Olvida algo sustancial, el Sr. Correa es un presidente de un país independiente, electo democráticamente, frente a otro candidato que era y es (bueno, si existe políticamente hoy) de su gusto.

    Creo que Correa no fue lo suficientemente incisivo, no dijo, vaya buena parte de la comunidad de origen cubano que vive y que muchos nacieron en USA, no son cubanos, ya sea porque renunciaron a su antigua nacionalidad, ya sea porque nacieron en ese país, eso Correa lo sabe perfectamente y no lo dijo. En realidad no sólo lo sabe Correa, lo sabemos todos, inclusive ustedes.

    Los cuantos que usted hace sobre la tortura en Cuba, lo coloca en el nivel exacto del pariodismo que usted ejerce. Simplemente vomitivo. Cuba no ha sido, ni serás jamás condenada por violaciones a los DDHH, no se equivoque con los términos jurídicos, ustedes podrán engañarse ustedes mismos, pero no logran engañar a los pueblos, muchos menos a nuestro pueblo, el cubano. Que como usted entenderás de manera diáfana e inmediata, habita en Cuba y no en Miami. Allás no hay cubanos.

    La elección de la Asamblea Constituyente en el Ecuador mostró el apoyo inmenso, en donde el candidato de Miami obtuvo 4%, mientras que el que usted trata de denostar obtuvo 72%, sus cálculos Mister Müller (qué cubano es el origne de su apellido !!!, tiene el mismo origen de Goebbels), sus cálculos fallaron, y si Correa dijo lo que dijo en Miami, no faltó a la verdad, ni ofendió al pueblo cubano, muy por el contrario.

    Tenga usted las tardes que se merece.

  2. libertad

    04. dic, 2007

    Señor Muller desde siempre lo he respetado por su profesionalidad, es una persona cuya dignidad es mas que irrefutable, pero me parece muy lamentable, que todavia siguan existiendo personas que piense que sirve dea lgo levantar el embargo estadounidense.
    Aun alguien puede realmente creer que la dictadura no se buscaria otra forma de justificar las barbaries.
    Me da risas que continuen existiendo personajes con semejante inocencia.
    No hablemos mas y actuemos
    Libertad para los presos politicos cubanos.
    Ya Cuba ha sufrido demasiadas utopias, por favor, dejen de hablar tanta porqueria y hagan mas .