Cardenal Martini pide reforma del celibato

Escrito el 26. may, 2008. Por , en Religiosos

http://www.cadenaser.com/recorte/20060421csrcsrsoc_1/SCO300/Ies/Postura-discrepante.jpg 

ARTICULO DE OPINION                                                                                                                                                PUBLICADO EN DIARIO LAS AMERICAS

No resulta un reclamo nuevo ni siquiera novedoso dentro de la Iglesia Católica, el que se permita a los sacerdotes acceder al matrimonio, pero siempre que se pone el tema en el tapete, el mismo levanta opiniones diversas, en algunos, y ansiedades manifiestas, en otros.
El cardenal jesuita Carlo María Martini, rector de la Universidad Gregoriana de Roma, arzobispo de la diócesis de Milán y una de las voces más respetadas de la Iglesia Católica desde el Concilio Vaticano II de 1962, ha vuelto a la palestra para reclamar a las autoridades del Vaticano, que tengan el coraje para reformar los temas relaciones con el sexo, en particular los relacionados con el celibato,  los preservativos y el sacerdocio femenino.
En sus reclamos al Vaticano, el cardenal Martini hace un recorrido desde el Nuevo Testamento y recuerda la importancia que tuvo en la Iglesia primitiva, el diaconado de la mujer, como enlace de servicio con el pueblo de Dios.
El matrimonio como sacramento, dijo Martini, también responde a la estructura humana más íntima entre hombre y mujer. Y aunque los sacramentos instituidos por Cristo fueron siete, como el bautismo, la confirmación, el sacerdocio, la eucaristía, la penitencia y la unción de los enfermos, los teólogos reconocen que el valor del matrimonio es supremo, porque en él residen los cimientos humanos maravillosos de la familia cristiana.
El celibato en la Iglesia Católica fue una práctica de la Edad Media, que requería de los sacerdotes y obispos, que no estuviesen casados. Sin embargo, con anterioridad, este requerimiento no existía en su magnitud absoluta. De acuerdo a los evangelios, se sabe que San Pedro, fundador de la comunidad católica en Roma, estuvo casado.
Inclusive, algunos ministros protestantes casados, que se convierten al catolicismo, la Iglesia Católica los ordena sin ser célibes o solteros. La doctrina del celibato, dentro de la Iglesia Católica, no se considera un dogma infalible, aunque ya San Pablo en sus cartas destacaba la abstinencia
A lo largo de la historia del papado se registran, varios casos conocidos de Papas, que antes de ser elegidos o durante sus respectivos periodos en el papado, tuvieron hijos, estuvieron casados y mantuvieron relaciones de índole sexual .
El cardenal Martini argumenta que Jesucristo, con su presencia en las bodas de Caná, dio al matrimonio un carisma espacial, como designio de Dios. Por eso la Iglesia, dice Martini, tiene que reformar su distanciamiento de esa realidad divina y discutir la posibilidad de ordenar a hombres casados y a mujeres de probada fe.
Las prohibiciones de  la encíclica “Humana Vitae” de Pablo VI en 1969, con severas censuras al sexo han sido negativas, enfatizó el cardenal de Milán, e hizo un llamado a ser revisadas sin temor a eliminarlas.
El cardenal Martini exhorta a toda la Iglesia Católica a no alejarse del Concilio Vaticano II y a enfrentar con coraje la visión de los jóvenes. Y puso el ejemplo de aceptar los preservativos o anticonceptivos, que alejan y distancian a los jóvenes de la Iglesia, porque se necesita definitivamente una nueva mirada social, cuarenta años después.
Sin temor alguno, el cardenal Martini se adentra en un tema espinoso y polémico, cuando dice que nunca se le ha ocurrido condenar a las parejas homosexuales, algunas muy estimadas socialmente.
Ya retirado, pero con su mente viva, el cardenal Martini pide con insistencia a Dios que no lo abandone. También en sus comentarios, elogió a Lutero y habló de los riesgos de visitar una cárcel y tener que rogar y bautizar a dos hijos de padres terroristas.
Tuvo una época de su vida, confiesa Martini, que soñó con una Iglesia joven, en la pobreza y en la humildad, una Iglesia que diera espacio a las personas que piensan más allá.
Hoy ya por su edad, dice no tener esos sueños, por eso ruega por la Iglesia insistentemente. Martini ha puesto nuevamente el debate en el seno de la Iglesia Católica,  pues este jesuita pensador y con rango de Cardenal, siempre quiso una catolicismo con efervescencia joven, de ciencia y fe, donde la adaptación del cristianismo a las certidumbres contemporáneas, fuesen posibles y sin distanciamientos.
Piensa el cardenal Martini, que de vivir Jesús en nuestra época, se hubiese comportado así, abierto y comprensivo. Jamás se hubiese cometido el error con Galileo.
Martini ha abierto nuevamente el debate y el catolicismo no tiene otra alternativa que adentrarse con valor en sus temas, pidiendo siempre la gracia y la bendición de Dios.

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

19 Comentarios a “Cardenal Martini pide reforma del celibato”

  1. Bernard

    04. jun, 2008

    Muy buenas noches.

    Me gustaría tener el artículo completo del cardenal Martini que parece muy enriquecedor para nuestra familia de la Iglesia católica.

    Muy agradecido,

    bernardocsv@gmail.com

  2. seminarista

    24. dic, 2008

    he visto alguien que decia que muchos sacerdotes han tenido que dejar el sacerdocio por enamorarse de una mujer… bien. Nos quedamos en lo superficila que de la cuestión pero, yo conozco muchos sacerdotes secularizados que dicen abiertamente que son felices pero que saben y son conscientes que la felicidadd plena la tenian cuando estaban ejerciendo su ministerio sacerdotal…

  3. José

    14. ene, 2009

    Este es un viejo tema que por su incómoda complejidad muchos resuelven de la manera más sencilla.

    Pensemos por un momento:
    ¿a quién no le gustaría el príncipe azul (en el caso de mujeres heterosexuales), la princesa rosa (en el caso de los hombres heterosexuales), una homosexualidad que fuese lo más normal del mundo, y un orgasmo ahora y otro al momento siguiente?. Pero sigamos pensando. En el caso de que se cediese a esos gratificantes gustos: ¿podría darse al mismo tiempo una normalidad de la homosexualidad con una normalidad de la heterosexualidad?. No. ¿Existiría la mujer ideal al margen de las virtudes de castidad de la Virgen María?. No. ¿Existiría el varón ideal al margen de las mesuradas actitudes de Jesucristo?. No. ¿Existiria una maravillosa convivencia entre hombre y mujer al margen?. No.

    Es decir. Quienes plantean el casamiento de curas y el resto de asuntos concomitantes ansían un tipo de comportamientos para el ser humano que terminan, dichos comportamientos, no sólo por ser muy difíciles -como muy difícil suele ser la continencia, la castidad, la convivencia basada en la Cruz, …- sino imposibles, ya que no hay en esta Tierra (la historia lo demuestra) sociedad que pueda sostenerse en tales modos. Y ni siquiera se puede decir que quienes abogan por esos planteamientos sean utópicos, ya que en el Cielo, por las pistas que tenemos (mediante Los Mandamientos y Jesucristo), la existencia distará mucho de esos viejos modos hedonistas.

    De lo dicho se sigue que una de las cosas que realizan los neoepicureistas es la tergiversación de la historia. Por ejemplo: pese a que quieran situar en tiempos más o menos recientes la norma de la castidad (la sitúan en la Edad Media, por aquello del poder de La Iglesia), un estudio serio nos revela en seguida que es hábito seguido por los grupos cristianos desde los inicios del Cristianismo pues si bien hubo de irse configurando como costumbre social (como norma extensa y más articulada) de hecho era seguida por los propios Apóstoles: sin ir más lejos Pedro tuvo que dejar mujer y, seguramente, hijos. Lo que ocurre en la Edad Media es que todo lo concerniente a la sociedad cristiana va cuajando, (se requirieron muchos decenios para conformar el extenso y muy articulado catolicismo), según una mentalidad de orden seguida de concepciones Teológicas, y aún así se supera el inmovilismo indú de las castas. Y esto por no hablar de que muchos desapegos eran ya conocidos y practicados antes de La Encarnación Del Verbo; por ejemplo el budismo. Y esto por no hablar de que muchos avances de toda índole nacieron de esas Teologías Católicas.

    Este jueves 15-01-2009 en el suplemento Alfa y Omega se trata sobre la educación cristiana de los niños y sobre el que la sexualidad cristiana no mera represión.

  4. José

    27. ene, 2009

    El Alfa y Omega al que me refería es al del jueves anterior a la fecha arriba indicada.

  5. Ofelia

    02. feb, 2009

    Son pocos los que mencionan el valor del celibato. Los que piensan que el cardenal Martini tiene razón no conocen el Amor de Dios, que es capaz de enamorar hasta provocar en almas nobles el deseo de vivir sólo para El y la salvación de las almas. Basta con leer miles de vidas de santos y de ver de cerca a tantos bien entregados para saber que la pureza del corazón, guardado sólo para Dios, transforma completamente. El cardenal Martini no ha leído a San Agustín desde hace mucho; tampoco a Santa Teresa, o a Santa Teresita, o a Teresa de los Andes, o al Padre Pío. Olvidó también a San Ignacio, a San Francisco Xavier, y a tantos…porque son miles! Se olvidó de Maximiliano Kolbe, de Edith Stein…es que son tantos! y Francisco de Asís….Tristemente se ha dejado endurecer por los deseos que pasan, porque esta vida pasa….los anticonceptivos no sólo endurecen el alma sino que matan el amor que quizás hubo: ¿qué se busca en una mujer a la que se le exige una entrega en el minuto en el que el hombre “lo necesita”? ¿somos animales u hombres? No es raro que tomándolos la gente cambie y cambie de pareja, pues sólo facilitan la relación sin compromiso…y el compromiso es amor. Y éste debe durar, si se llama amor.
    Lo que dijo el seminarista es cierto: conozco sacerdotes que han vuelto a su primera entrega después de haber dejado al Señor por un amor pasajero. No pueden ser felices después de haberlo conocido con tanta intimidad.
    Los que insisten en la intimidad matrimonial y subestiman el celibato no conocen a Jesús…¿Que por qué tantos jóvenes huyen de la Iglesia??? Muchos exigentes se acercan; los que se alejan son como el joven rico…vieron a Jesús de frente “pero tenían muchas riquezas”.
    Soy casada y madre de cuatro hijos. Y puedo decir que cuando uno se abre a la vida se abre al Amor de Dios. Cerrarse a la vida vuelve profundamente egoístas a las personas…por eso el mundo está así…por eso muchos eluden casarse….porque casarse bien, para toda la vida, es como ntregarse a Dios, en celibato. ¿No ven además de vocaciones sacerdotales faltan matrimonios, con o sin hijos????

    Rezo por ud. Cardenal Martini,
    Ofelia

  6. LAURA

    15. may, 2009

    PIENSO QUE SE PUEDE SER UN SACERDOTE SANTO TANTO CELIBE COMO CASADO. NO TIENE PORQUE HABER CONTRADICCION EN ESTE SENTIDO. LA IGLESIA TENDRA QUE ANALIZAR LA POSIBILIDAD DEL CELIBATO OPCIONAL EN LA IGLESIA DE RITO LATINO TAL COMO EXISTE EN LA IGLESIA DE RITO ORIENTAL, DE LA QUE SIENDO PARTE DE NUESTRA IGLESIA, SE HABLA TAN POCO. ASI SE SALVARIAN TANTOS SACERDOTES BUENOS QUE SON EXCLUIDOS SOLO POR VIOLAR LA NORMA DISCIPLINARIA DEL CELIBATO.

  7. juan

    28. jun, 2009

    Estupendo una vez más el cardenal marini. Recomiendo la lectura de su libro coloquios noctunos en Jerusalen. Sin entrar en si es Jesuita, progre o como quieran con estas manifestaciones como cardenal de la Iglesia Catolica, pisa en la tierra y pone de entredicho historico todo lo relacionado con este tema y otros. ANIMO, cardenal rezaré para que Dios lo mantenga con la mente lucida para seguir expresando su opinión.

  8. alvaro orozco carballo

    27. jul, 2009

    Ya es hora de que la Iglesia Catolica progrese en la linea del Vaticano II. El Celibato no es un dogma y cierra la puerta a miles de futuros excelentes sacerdotes.

  9. Daniel

    02. sep, 2009

    Éste tipo debe ser Mason,

    A los que estan en contra del Celibato, les recomiendo que lean a San Pablo en el Nuevo Testamento y también les invito a que se den cuenta que estamos en el fin de los tiempos, por ésto, reina la apostasía en el mundo, afuera y “dentro” de la Iglesia, por eso se ven estos tipos de declaraciones…

    Abran los ojos y dejen a los Sacerdotes de Cristo tranquilos