El rinoceronte del padre Travieso

Escrito el 20. ago, 2007. Por , en Religiosos

(publicado por Diario Las Américas)

 En medio de un mundo que acaba de contemplar con asombro metafísico el genocidio de los terroristas de Al Qaida cometido contra la secta kurda de los Yazidis en el norte de Irak, asesinando a 400 de sus inocentes creyentes religiosos que veneran al Dios único rodeado por sus siete arcángeles, e hiriendo a mansalva a otros tantos y amenazando con crueldad a toda la población, tal vez resulte oportuno y tranquilizador acercarse a la visión del rinoceronte del padre Ernesto F. Travieso, un periodista sacerdote que no tiene temores de modernidad y que espera atento el desenlace biológico de la gravedad de Fidel Castro, que según algunas versiones de fuentes cercanas, agoniza en su lecho de enfermo.

El rinoceronte es un mamífero de gran fuerza y agresividad. Su presencia en los mitos y leyendas de los pueblos septentrionales de la antigüedad es de importancia suprema por su fuerza arrolladora, solo comparable al elefante y al hipopótamo.
Pero también comentan los estudiosos de las ciencias naturales, que el rinoceronte tiene el mismo olfato previsor e infalible que el lobo.
En los entuertos de la vida moral contemporánea,  convertirnos en un rinoceronte tiene dos facetas destructoras inminentes que el padre Travieso intenta neutralizar con el mensaje transparente y bondadoso del evangelio: primero, el propio rinoceronte olfatea nuestra debilidad moral a mucha distancia, e ipso facto, nos asume con violencias impúdicas y materialistas.
Por eso en ese símil mitológico del rinoceronte, el padre Travieso vislumbra el parangón moral del escenario humano contemporáneo cargado de tentaciones materialistas, que sólo pueden ser vencidas con la ternura del amor profético, compartido y salvífico de Jesús de Nazaret.
Si en su libro anterior “En la búsqueda de la felicidad”, Travieso tuvo la admirable fluidez de adentrarse en los fundamentos cosmológicos de nuestras creencias, en su libro actual, “Para no ser un rinoceronte más”, trae la garra profética  de ofrecer un antídoto moral para frenar la tozudez ofensiva del mamífero que algunos seres humanos se inclinan por imitar.
El nuevo reto literario del incansable y carismático sacerdote jesuita Ernesto F. Travieso, que desde las ondas de Radio Vaticana lanza semanalmente sus reflexiones morales al mundo, ya lo tenemos disponible.
Ambos libros han sido publicados por la empresa editora Ediciones Universal del famoso editor de  editores, el cubano Juan Manuel Salvat.
El padre Travieso comienza su libro con una nota atrevida sobre la obra del dramaturgo francés Eugene Ionesco, máximo exponente del teatro del absurdo, que ya había advertido en el siglo XX del peligro humano de convertirnos en rinocerontes, ya que estos animales son incapaces de reflexionar ni de pensar y sólo saben atacar con fiereza demoníaca y aniquilante.
En todo el tratamiento discursivo del libro, entre los valores del ser humano y la tentación de parecernos al rinoceronte, Travieso no se amilana en poner los temas sobre el tapete en busca de encontrar fórmulas para que la persona humana salga airosa de los peligros inminentes que la acechan:
Primero, no dejarse llevar por la contaminación exagerada del materialismo, ya sea consumista o estatista, que agrede la riqueza íntima y espiritual del ser humano.
Segundo, concientizar que el mundo tiene hambre de pan, pero que también tiene hambre de Dios.
Y tercero, vivir intensamente el mensaje cristiano que nos libera del pecado por medio del sacrifico en la cruz y la resurrección humanizante.
El padre Travieso tiene fe en que el Papa Juan Pablo II haya despertado a los jóvenes dispersos por todo el mundo. Y ahora nos alienta que veamos como el Papa Benedicto XVI induce a la solidez de la familia para fortalecer la fe en el mensaje cristiano que nos ayudará a alejarnos de la locura del materialismo.
Tenemos que volver a Dios, principio y fin de todo, nos dice el padre Travieso en su apasionante libro, pues ese es el único camino para vivir en PAZ.
Al amigo lector le recomendamos que lea este obra literaria que incita con pasión legítima a resistir la tentación de convertirnos en un animal tozudo que sólo sabe pelear.
El libro se presentará el próximo jueves 23 de agosto a las 7 de la noche en la Casa Bacardí- Carlos Saladrigas Hall, del Instituto de Estudios Cubanos de la Universidad de Miami en el 1531 de la Calle Brescia de Coral Gables.
No dudo que vendrán otros libros de investigación y reflexión de la mano de este sacerdote-periodista con proyecciones de honda humanidad.
En la fuerza misteriosa y abarcadora del amor, el padre Traviesa cifra sus esperanzas de liberación, de justicia social y de paz.
Bienvenida esta fuerza de pasión amorosa para no terminar como los rinocerontes.

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

8 Comentarios a “El rinoceronte del padre Travieso”

  1. Julio Ruiz

    21. ago, 2007

    Muy bueno este nuevo sitio. Te felicito y adelante con tu esmero y entrega de siempre. A tus ordenes incond……

  2. Alberto Müller

    22. ago, 2007

    Gracias Julio por tu generoso comentario.
    Afectos sinceros
    AM

  3. Miriam Cardet

    22. ago, 2007

    Que bueno esta este articulo, como siempre, me encanta leerlos.
    Saludos,
    Miriam

  4. José Clemente Vivanco

    24. ago, 2007

    Mi muy querido y admirado amigo Alberto, he tratado en ocasiones anteriores de comunicarme contigo a través de tu e-mail (tal como aparece en el Diario de las Américas) sin embargo, como nunca he recibido respuesta, me inclino a creer (conociendo tu caballerosidad) que no han llegado a tus manos. Siento haber leído esta nota unas horas después de la conferencia de la Casa Bacardí, porque me hubiera encantado asistir. Pero, comoquiera que soy un inveterado optimista…. pienso que no hay mal que por bien no venga, pues me obliga ha escribirte estas líneas que añoro lleguen a tus manos para poder establecer una buena comunicación electrónica que nos permita mantenerme “Vigilantibus Et Non Dormientibus…”

    José Clemente Vivanco

  5. Oriol Tremoleda

    25. ago, 2007

    El más afectuoso saludo a mi querido Alberto Muller.
    No conocía esta faceta tuya de periodista.
    Una vez más me declaro admirador tuyo.
    Cuánto me gustará leer tus artículos.
    Un abrazo, Oriol Tremoleda, escolapio.

  6. Aalberto Muller

    25. ago, 2007

    Estimado Oriol:
    Su nota es un estimulo a mi quehacer periodístico.
    Poco a poco vamos incluyendo en el BLOG mis 20 años como columnista del Diario Las Américas.
    Un abrazo
    Alberto Muller

  7. Mercedes Rodriguez

    25. ago, 2007

    Alberto Muller: Tengo que quererte y agradecerte cuanto he aprendido leyendo tus articulos.

    Escuche la entresvista con el padre Travieso, pero lo que has escrito en relacion con el libro, alertando en no caer en el error de ser rinocenrante, es admirable. Un aviso que puede salvarnos.

    Gracias.

  8. Alberto Muller

    25. ago, 2007

    Mercedes:
    Acepto el cariño y el agradecimiento, que devuelvo en reciprocidad
    La alerta del padre Travieso es válida y sugerente.
    Me alegra que te haya gustado mi nota, ahora tienes que leerte el libro.
    AM