Lo lamentamos por Mahoma

Escrito el 22. feb, 2006. Por , en Religiosos

(publicado por Diario Las Américas)

http://www.atractor.info/atracta/2006/02/07/img/mahoma.jpgSiempre me ha llamado poderosamente la atención la admiración y el respeto que sienten los musulmanes por la Virgen María, a la que llaman “Maryam” en su libro santo.
Esta admiración se extiende a su hijo Jesús, que es considerado en el islam como el mayor entre los profetas y a su vez, tiene un papel preponderante en la escatología musulmana, pues según el Corán, Jesús no ha muerto, sino que volverá al fin de los tiempos.
Mencionada esta curiosidad de la memoria histórica musulmana, no exenta de importancia por su sentido espiritual, debemos añadir que definitivamente algo anda mal en la ecuación de las 12 caricaturas de Mahoma publicadas por un diario danés y la violencia destructora que han desatado en algunas ciudades del mundo musulmán los grupos fundamentalistas y terroristas.
No albergamos ninguna duda de la ofensa dolorosa que puede representar una caricatura del profeta Mahoma con un turbante ocultando una bomba destructora.
Pero debemos decir con absuluta claridad y sin temor alguno, que lo lamentamos por Mahoma, que es tal vez uno de los profetas más respetados de toda la historia uiversal.
También lo lamentamos por todos los musulmanes y los admiradores respetuosos del islam, que de una u otra forma, deben sentirse ofendidos por doce viñetas caricaturescas que ridiculizan al profeta de la Meca y el Corán.
Ahora bien, aunque resulten ofensivas y burlonas al extremo las caricaturas publicadas de Mahoma, los musulmanes revoltosos y terroristas deberían saber que la libertad de expresión y de crítica es un fundamento inalterable y no negociable del mundo libre y democrático.
La LIBERTAD para que cada quien diga y exprese lo que desee es tal vez el carisma más sagrado, universal e inviolable que todos hemos recibido de la mano del Creador.
El que no lo entienda así, tiene todo el derecho a discrepar y a fundamentar su intransigencia discrepante y hasta maldita, pero nos parece que no entiende a plenitud el sentido de la libertad en la creación.
Por lo tanto, como la libertad es un derecho natural anterior a la creación de cualquier Estado, de cualquier grupo étnico, de cualquier religión y hasta de cualquier civilización, todos sin excepción, deberíamos estar obligados a respetarla.
Precisamente la dignidad de la persona humana tiene su pilar más sólido en que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios.
Y Dios nos quiso libres, porque su libertad es infinita, amorosa y solidaria. Podemos hacer un uso errado y hasta excesivo de ella, pero la libertad es inocultable e intocable.
Los que quieran hacer caricaturas burlonas de Mahoma, de Jesús, de la Virgen María y hasta del Dios de Israel, tienen todo el derecho de hacerlo. Y nadie puede sentirse frustrado por eso.
Ese es el sentido sagrado de la libertad, que no siempre se usa con sensatez, pero que no podemos limitar por consideraciones de orden religioso ni de ningún otro carácter.
Los terroristas y fanáticos que quieran utilizar el incidente de los caricaturas de Mahoma para amenazar, chantajear, asesinar y alterar el orden público, han tomado un camino equivocado y peligroso.
Por eso lo lamentamos por Mahoma, pues en su refugio santo y en su intimidad espiritual, debe de estar sufriendo hondamente porque sus seguidores revoltosos y terroristas anden asesinando indiscriminadamente, utilizando la memoria santa de su nombre profético.
Confiemos que el amor por la Virgen María y por Alá que se profesa entre los musulmanes, pueda moderar la ofensiva terrorita y revoltosa que agita varios países musulmanes en la actualidad.
Y que no conduce a nada

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

2 Comentarios a “Lo lamentamos por Mahoma”

  1. abu bakr

    26. nov, 2007

    …sos un maldito negociador y diplomatico marquetinero….

  2. Alberto Müller

    26. nov, 2007

    Estimado Abu Bakr:
    Lamento haber tenido que borrar parte de su mensaje por las ofensas indecentes proferidas, que no están permitidas por los códigos de ética periodística vigentes.
    Discutir civilizadamente es de humanos.
    Somos ambos hijos de un Dios único.
    Qué Alá nos bendiga
    AM