Barry Bonds: el antideporte

Escrito el 14. nov, 2007. Por , en Sociales

(publicado por Diario Las Américas en Oct. 07. 2007)

http://www.theboobirds.com/04-14-06_barry-bonds.jpg

Las drogas usadas por Bary Bonds, entre otros, en el beisbol profesional y el arbitraje mañoso, vinculado a las conveniencias de la mafia del juego, por el árbitro Tim Donaghy en el basquetbol, por mencionar dos entre los comportamientos más anti-deportivos en la competencia contemporánea, no deben tener validación posible y deben ser castigados con severidad en cualquiera de las disciplinas deportivas que se detecten.

Los seres humanos han interiorizado desde tiempos muy antiguos que el deporte simboliza el principio de la gran fiesta de lo mejor y de lo más bello. Las leyendas alrededor del origen de los antiguos Juegos Olímpicos se asocian al recinto de los dioses en la ciudad de Olimpo de la Antigua Grecia en el año 776 antes de la era cristiana.

El deporte contemporáneo, tanto profesional como amateur, contiene elementos culturales, competitivos y hasta comerciales, por lo que no es posible concebir que sus instituciones de dirección validen actitudes que violen las normas éticas más elementales, que podríamos resumir en:

1.- El respeto irrestricto que el deportista debe a su propia condición natural de acuerdo a la disciplina del entrenamiento, sin añadirle drogas estimulantes a su condición física.2.- La obligación moral de las autoridades del arbitraje a no alterar las reglas objetivas de sus decisiones por conveniencias de tipo material o sectario.Los antiguos Juegos Olímpicos fueron realmente fiestas religiosas, culturales y deportivas celebradas con admiración en la antigua Grecia hasta el año 392 después de Cristo. Estos juegos se realizaban en honor a los dioses mayores y en ellos participaban los atletas para venerar al dios Zeus, cuya estatua se alzaba majestuosa en la ciudad, y para honrar a Pélope, el rey mítico de Olimpia, famoso por su legendaria carrera de carruajes aladas por caballos. Las primeras competencias olímpicas fueron las carreras de a pie; la lucha y el pentatlón, prueba de varios eventos que incluía lanzamiento de jabalina, lanzamiento de disco, salto de longitud, lucha y la carrera ya mencionada; más las competencias artísticas de música, poesía y danza.En Olimpia se celebraron 293 Juegos Olímpicos, hasta que con la conquista de Grecia por los romanos, el emperador romano Teodosio I los abolió el año 393, utilizando la pobre excusa de que eran eventos paganos de extrema vulgaridad. Los juegos olímpicos fueron restablecidas en su expresión deportiva moderna en Atenas, Grecia, en 1896 por la insistencia del Barón francés Pierre de Coubertine y se han mantenido hasta nuestros días sin interrupción cada cuatro años en las sedes convenidas de diferentes ciudades importantes del mundo.

El Comité Olímpico y todos los comités deportivos del mundo en todas las especialidades deportivas, tanto a nivel internacional, nacional o local, han establecido los llamados controles anti-dopaje que pueden ser realizados en cualquier momento para detectar al atleta que resulte positivo por haber consumido esteroides o cualquier otra sustancia alterante y/o droga de efectos impulsores similares. Cuando Barry Bonds rompa el récord numérico de jonrones de Hank Aaron en las Grandes Ligas, como debe ocurrir en las próximas horas o días, será una marca mentirosa e inmoral, lograda producto a los esteroides o drogas incorporados a su físico, como ha sido plenamente probado.

Y esto, como han declarado muchos amantes del deporte, deportistas y dirigentes deportivos, es una marca que no puede validarse oficialmente, pues mediaron drogas consumidas que alteraron su ritmo impulsor natural. Barry Bonds jamás hubiese alcanzado estas marcas de jonrones de no haber consumido esteroides. A todo lo anterior relacionado con la inmoralidad de consumir drogas en el deporte, se ha sumado el escándalo reciente de apuestas del árbitro Tim Donaghy en la Liga Nacional de Basquetbol, vinculada con la mafia del juego, que ha sacudido los parámetros del arbitraje en todos los deportes existentes.

Entendemos que ha llegado la hora de que tanto las autoridades deportivas, como las fiscales y las legislativas en los Estados Unidos, se pronuncien con claridad y energía meridiana para condenar estas repugnantes violaciones éticas en el deporte. Más que un problema de controversia circunstancial de simpatías con el deportista fulano o mengano, las drogas en el deporte deben ser erradicadas inmediatamente con determinación inexcusable, pues de lo contrario, van a minar los fundamentos básicos de belleza competitiva en la actividad deportiva, sin descontar la deformación cultural que van a provocar. Y por ende, esas mismas autoridades deportivas deben de exigir que toda decisión de arbitraje, pueda tener la opción de revisiones electrónicas o de un jurado imparcial de jueces al instante, para así evitar en cualquier disciplina deportiva, la inmoralidad de árbitros a las órdenes de la mafia del juego, como se ha develado recientemente con el caso de Tim Donaghy, que actualmente está siendo investigando por el FBI.Cuidemos el deporte de esta epidemia de inmoralidades que representan las drogas y de la mafia del juego tratando de alterar las decisiones justas en cada ángulo de la disciplina deportiva para sus beneficios corruptos.El deporte debe seguir siendo un evento pleno de bellezas y de competencia sana. 

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

2 Comentarios a “Barry Bonds: el antideporte”

  1. Alberto Müller

    17. ago, 2007

    Por error borramos un comentario crítico del artículo en defensa de Barry Bonds, por lo que pedimos disculpas.
    Nos agradaría que nos lo volvieran a enviar.
    Gracias
    Alberto Muller

  2. Mercedes Rodriguez

    16. nov, 2007

    Excelente articulo tratado con la justicia que requiere el caso.

    Saludos. Mercedes Rodriguez