La Empresa Privada en Cuba

Escrito el 03. oct, 1995. Por , en Sociales

(publicado por Diario Las Américas)
http://www.cubanostalgia.org/images/pilon.gifhttp://www.lajiribilla.cu/2005/n196_02/pino2.jpg

 H-Upman, El Encanto, Kasalta, La Sin Rival, Ómnibus Menéndez, Cafe Pilon, Ramón Rodríguez e Hijos y Central Violeta, por mencionar sólo algunos, son nombres que entran en la memoria histórica de la nostalgia y de la eficiencia productiva cubana.
Un libro interesante, revelador y muy sugerente  acaba de publicar Ediciones Universal sobre las empresas en la isla al llegar el triunfo de la revolución cubana en el año de 1959.
A su autor Guillermo Jiménez que vive en Cuba lo conocimos hace años siendo director del periódico COMBATE del Directorio Revolucionario 13 de Marzo. Actualmente el autor, según afirma, se encuentra jubilado en la isla realizando estudios históricos por cuenta propia sobre la realidad cubana antes de la era represiva, caótica y desarticulante de la revolución cubana.

En declaraciones a la prensa, Jimenez anticipa que su trilogía investigativa se completará próximamente con sendos libros sobre la Burguesía y el Capitalismo en Cuba.
El libro en cuestión, Las Empresas Privadas en Cuba, es una recopilación voluminosa y meritoria del esfuerzo empresarial cubano de la Cuba pre-comunista o anterior a 1959.
Independientemente de lo discutible y de los equívocos de algunos enfoques de interpretación histórica del autor en el prólogo de la investigación, el libro termina sugiriendo y demostrando que la revolución castrista sólo ha servido para dar primacía a la represión política con la supresión de las libertades individuales y a su vez desarticular la pujante empresa privada de la economía cubana que existía entonces.
Otros nombres de empresas que se recuerdan, son: Ómnibus Aliados, Ferrocarriles Occidentales, Crusellas, Lámparas Quesada, Publicidad Guastella, Ferretería Feíto y Cabezón.

La lista que es interminable, por  desgracia no nos cabe en el espacio periodistico.
Si hacemos un bosquejo sin ningún dejo de malicia a través del desarrollo empresarial cubano en la década de 1950, nos encontramos la explicación del porque Cuba se situaba entonces a la cabeza entre los países productores de azúcar en el mundo. Producir siete u ocho millones de toneladas de azúcar en menos de 90 días era el ritmo normal de esta industria cada año.
Hoy en Cuba comunista la zafra dura 10 meses y apenas se superan los 2.5 millones de toneladas. Los hechos estadísticas hablan y denuncian.
También se ubicaba Cuba, antes del triunfo de la revolución, entre los tres primeros países latinoamericanos en alfabetización, en transporte urbano y en seguridad social.
Pero llegó la coyuntura revolucionaria de 1959 y en lugar de cumplirse con la promesa democrática que impulsó el proceso anti-batistiano, se instauró en el país un férreo régimen represivo de corte estalinista que colectivizó la agricultura, estatizó la empresa privada y suprimió todo resquicio de libertad individual.
Los resultados del desastre son bien conocidos: Cuba tiene hoy un déficit de un millón de viviendas; su transporte urbano es caótico, su estándar alimentario se ubica en el límite de la pobreza y por sus cárceles políticas han pasado más de un millón de ciudadanos cubanos.
! Ah! y el cubano de intramuros sólo vive hoy en esa espera ansiosa y desesperada de que por alguna vía milagrosa le llegue un puñado de dólares de sus familiares del exterior, para así aliviar su penuria inquietante.
! Pobre país!
Consultemos este libro sugerente del esfuerzo empresarial cubano antes de 1959, que en sus páginas veremos implícito la importancia de la iniciativa privada como motor del desarrollo económico en cualquier país.
Galbán Lobo, Trinidad y Hermanos, Hotel Bruzón, Perfumería Agustín Reyes, Sánchez Mola, Diario de La Marina, Hatuey, La Polar y Prensa Libre son ejemplos imborrables del éxito y de la pujanza de la empresa privada.
El día que Cuba salga de su pesadilla totalitaria, la generación que asuma el mando político de la nación tendrá que volver a estimular este desarrollo empresarial que muestra sin ambages el libro de Guillermo Jiménez.
Mientras tanto los senderos de vida en Cuba seguirán zigzagueando incansablemente entre los límites de la pobreza, el caos, la simulación, la desesperanza y la represión política.

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

2 Comentarios a “La Empresa Privada en Cuba”

  1. fernando oubel abades

    29. ene, 2008

    Hola:
    me pongo en contacto con usted. Pues mi Padre tuvo una empresa de carpinteria y almacen de madera se llamaba RASTRO SANTA BARBARA esaba Situada en san miguel del padron DIEZMERO con GUANAMACOBA
    y estoy buscando fotos o algo que nombre la empresa para regalarselo a mi Papa pues añora mucho el tiempo que estubo en Cuba y a sus amigos si pueden facilitarme informacion le estare eternemente agradecido un saludo de
    Fernando Oubel Abades

    GRACIAS DE ANTEMANO

  2. Eddy Blanco Sune

    15. may, 2009

    Yo me crie en el Central Violeta. Para me ahi y en la playa de Guanabo es donde esta mi corazon. Gracias por mencinarlo.