Víctimas del holocausto

Escrito el 13. mar, 2007. Por , en Sociales

(Publicado por Diario Las Américas)

http://www.portalplanetasedna.com.ar/archivos_varios/holocausto03.jpg 

 Seis antorchas se encendieron en el Museo Yad Vashem de Jerusalén, representando a los seis millones de seres humanos asesinados entre 1939 y 1945, para que la humanidad pudiera recordar a las víctimas del nazismo.
Ayer el mundo judío celebró la “Shoa” o Día de Recordación del Holocausto, uno de los momentos más escalofriantes y dolorosos de toda la historia universal:
“No hay palabras que puedan explicar, ni idioma para comprender este crimen masivo”, dijo la parlamentaria israelí Dalia Itzik.
Debo decir a mis amigos lectores, que hace unos años tuve la oportunidad inolvidable de visitar el campo de prisioneros y de exterminio en Auschwits, Polonia, ya entonces convertido en monumento al recuerdo. Una prisión de varios edificios rectangulares rodeada con alambradas de púas y a su costado un salón con conductos de gas y un crematorio, concebido por los nazis para asesinar indiscriminadamente a  hombres y mujeres inocentes, la mayoría de ellos judíos.
Cuando los soldados de las fuerzas aliadas, al final de la Segunda Guerra Mundial, entraron en Auschwitz en 1945, encontraron en los almacenes de la prisión: 350 mil mudas de ropa de hombres y 837 mil mudas de ropas de mujer y casi 8 toneladas de cabello humano.
¡ Espeluznante museo de ropas sin cuerpos que habían sido asesinados en las cámaras de gas y cremados en el campo de exterminio !
Paradójicamente sólo quedaban de los cadáveres muchos de sus cabellos, en acuciante y bochornosa ironía de la historia humana. Se calcula que en Auschwits solamente los nazis asesinaron a más de un millón y medio de seres humanos indefensos, que sumados a los asesinados en Dachau y otros campos de concentración y exterminio, el total supera la cifra escalofriante de seis millones de vidas.
Se acaba de celebrar nuevamente el Día para Orar por las Víctimas de aquella pesadilla plena de rencores políticos y de odios raciales, inentendible en el noble corazón del ser humano.
Debo añadir que, después de este recorrido por Auschwitz, no pudo faltar la visita al Monumento en el Ghetto Judío de Varsovia, que se alza para recordar la insurrección en la capital polaca durante la II Guerra Mundial, que dejó un saldo de 200 mil polacos muertos y la destrucción de la capital polaca por orden de Adolfo Hitler.
Ante este monumento al sacrificio humano, recuerdo que hinqué mis rodillas para orar con la mayor humildad posible, tal vez en la oración más prolongada y dolorosa de mi vida.
No existen palabras ni testimonios ni fotos que expongan la magnitud del crimen contra el pueblo judío y contra todos los opositores de otras denominaciones políticas y religiosas, por parte del régimen bárbaro de Adolfo Hitler.
A partir de aquella visita inolvidable, he guardado un respeto más hondo y solidario con el pueblo judío, que en definitiva son nuestros hermanos mayores, en ese vínculo admirable y sagrado con el Dios-creador.
Desde la promesa de Abraham, confirmada por Isaac y Jacob en el Antiguo Testamento, sobre el Pacto de Dios con los judíos, este pueblo ha sufrido 400 años de esclavitud en Egipto, las persecuciones de Constantino (313 d.c.), la opresión de los musulmanes (636 d.c.), la violencia de las Cruzadas (1099 d.c.), el dominio de los mamelucos (1291 d.c.), la represión de los turcos (1571 d.c.), el desprecio británico (1919 d.c.) y el terrorismo indiscriminado y agresivo de los fundamentalistas árabes ya en el siglo XX y los albores del siglo XXI.
No quiere esto decir que el pueblo judío no haya cometido errores en su andar por la historia, pues todos los pueblos y culturas han cometido sus excesos, pero realmente hay que decir que el pueblo judío no se merecía esta larga cadena de opresiones despreciables.
Hoy el antiguo campo de concentración de Auschwitz se ha convertido en un museo silencioso e imponente para no olvidar nunca, el crimen más sucio ydegradante de la historia humana.
 Pero lo más grave de todo este recuerdo acuciante, son los aprendices de genocidas que aún andan por el mundo, como los gobernantes de Sudán, de Cuba y de Corea, entre otros.
 ¿ O es que acaso podríamos olvidar cuando Fidel Castro, en su estreno como dictador, implantó en sus cárceles de Isla de Pinos un régimen de trabajo forzado que dejó asombrado a muchos por el saldo de reclusos asesinados, golpeados y heridos indiscriminadamente, mientras el régimen dinamitaba los cimientos de los edificios de la prisión, para eliminar de una explosión masiva de TNT, a todos los miles de los prisioneros políticos que se encontraban tras las rejas en ese momento dramático y estelar de la historia cubana ?
Si a esto sumamos las masacres de Fidel Castro en el Remolcador 13 de Marzo, en el pueblo de Canímar y en los paredones de fusilamiento con ciudadanos inocentes, por citar sólo algunos hechos de sucia criminalidad, no podríamos llegar a otra conclusión de que Fidel Castro es uno de los mejores alumnos del genocidio al mejor estilo de Adolfo Hitler. Todavía la dictadura castrista anda en esos quehaceres de encarcelar y maltratar a los oposicionistas, pues de los famosos 75 disidentes pacíficos de la Primavera Negra de hace tres años, la mayoría todavía siguen encarcelados.
Oremos siempre, como lo hicimos ayer, por los caídos en Auschwitz y por los caídos de todos los campos de concentración nazis, pero hagamos que el grito de solidaridad sea tan fuerte, que amedrante a esos aprendices de genocidas en Darfur, Sudan, y a los que ostentan el poder político en Cuba y en Corea del Norte.
¡ Gloria eterna a los seres humanos que sufrieron y sufren desgarradamente por la ignominia autoritaria de sus opresores !

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

Un comentario a “Víctimas del holocausto”

  1. milagros

    30. nov, 2008

    Yo como ser humano y cristiana he llorado al ver diferentes fotos pero como dices en este escrito no se podria comparar al sufrimiento de nuestros hermanos judios. No le encuentro razon a tanto odio y como se permitio la muerte de tantos seres humanos. Señor del cielo como pudo haber pasado esto!… Pero yo como maestra de escuela biblica se que tenemos que seguir orando y creyendo en ti. Porque como lo dice en Apocalipsis ISRAEL ES TU PUEBLO ESCOGIDO y cuando venga JEHOVA DE LOS EJERCITOS a pelear por su pueblo, esta vez ganara… y establecera su REINO para siempre…. Mientras tanto como dice la palabra de Dios tenemos que bendecir todo Judio que se nos cruce en el camino. DIOS LOS BENDIGA. AMEN