Rubio y Curbelo contra los emigrantes cubanos

Escrito el 15. abr, 2016. Por , en Otros

Rubio y Curbelo contra los emigrantes cubanos

Alberto Muller

Vaya insistencia la de estos dos legisladores cubano-americanos, Marcos Rubio y Carlos Curbelo, contra los beneficios que reciben los cubanos que llegan a Estados Unidos en busca de respeto a sus derechos humanos, de libertad de expresión y de un nivel de vida más confortable.

Todo se resume y se concentra en una especie de obsesión de estos dos legisladores cubanos contra la Ley de Ajuste Cubano, aprobada por el Congreso de los Estados Unidos el 2 de noviembre de 1966, con el objetivo de ofrecer un estatus legal ordenado a los inmigrantes cubanos que llegaban de la isla en oleadas masivas a estas tierras de libertad.

Curiosamente, todavía después de 57 años de autoritarismo comunista en Cuba, un 70 por ciento de la juventud cubana y un 60 por ciento de la población general quisieran abandonar la isla y llegar a Estados Unidos, según nos asegura la encuesta de Bendixen y Asociados realizada en territorio cubano en el 2014.

Pocas naciones en la historia de la humanidad presentan las credenciales legislativas en favor de los desfavorecidos y migrantes de otros países, como los Estados Unidos de Norteamérica.

Se calcula que en los 50 años de vigencia de la Ley de Ajuste Cubano, más de un millón de cubanos, que de una y otra forma demostraron su preferencia a vivir bajo el marco legal de un país libre, recibieron la residencia en los Estados Unidos a consecuencia de la Ley de Ajuste Cubano.

Esta ley tuvo su antecedente en el éxodo por el puerto de Camarioca de 1965, impulsado por el régimen cubano, que desencadenaron los Vuelos de la Libertad, patrocinados por el gobierno de Lyndon Johnson ese mismo año, por lo que más de 260 mil cubanos llegaron a tierras de Estados Unidos en un lapso de ocho años, obteniendo la residencia norteamericana.

Paradójicamente estamos obligados a preguntar a estos dos legisladores cubano-americanos: ¿por qué si los logros humanos de esta ley fueron y son tan ricos en oportunidades de desarrollo humano con todo el pueblo cubano, sus voces se empeñan en eliminar y/o reformar los pormenores de la ley para castigar a algunos de sus futuros favorecidos?

Raúl Castro acusa a esta legislación de ‘Ley Asesina’ porque ni él ni su Gobierno se atreven a reconocer el fracaso de la mal llamada ‘revolución cubana’, tanto en materia de respeto a los derechos humanos, como en materia de desarrollo económico.

Afirmar, como han dicho estos dos legisladores cubano-americanos, que la Ley de Ajuste Cubano es un instrumento caduco, es desconocer que la realidad cubana se ha mantenido en los mismos cauces de miseria, carencias, opresión y falta de oportunidades que el comunismo castrista impuso a la isla sin clemencia alguna desde 1959.

¡Que el Gobierno de Raúl Castro aplique ahora, después de medio siglo de prohibiciones de salidas, una política de autorizar viajes al exterior, de vender celulares, autorizar el turismo y permitir en su territorio el cuenta propismo (pequeña empresa privada), no debe sorprender a nadie, pues en la historia los regímenes totalitarios siempre andan en busca de su supervivencia por cualquier camino y a cualquier precio!

¡Que el Gobierno de Barack Obama haya decidido superar el aislamiento injusto al pueblo cubano e intenta empoderar a esa sufrida población cubana con la autorización de enviar remesas sin límites a Cuba desde Estados Unidos, más que una crítica de partidismo político, merece un aplauso!

En todos los eslabones migratorios históricos de este medio siglo, desde Cuba hacia Estados Unidos, la Ley de Ajuste Cubano, como joya legislativa, ha cumplido su cometido solidario y humano de recibir con los brazos a abiertos a los cubanos que llegan a esta tierra de libertad de los Estados Unidos.

Por eso, en ese espíritu de generosidad amplia, implícito en la Ley de Ajuste Cubano, no caben exclusiones de ningún tipo. La ley simplemente otorga un derecho de residencia, justo y generoso, a todos los cubanos que lleguen a estas tierras y cumplan con los requerimientos.

El debate sobre si los cubanos que llegan a Estados Unidos son emigrantes políticos o económicos no cabe en el espíritu abierto inclusivo y humano de la Ley de Ajuste Cubano.

El mayor enemigo de esta ley humanitaria del Congreso de los Estados Unidos de 1966 en favor del pueblo cubano sufrido ha sido el gobernante cubano Raúl Castro.

Lean con precisión, respetables legisladores cubano-americanos, el Informe de Derechos Humanos en Cuba del Departamento de Estado de los Estados Unidos de este año, publicado en estos días. Esa permanencia de las violaciones de derechos humanos en Cuba explica con creces la migración permanente de los cubanos hacia Estados Unidos y justifica plenamente la Ley de Ajuste Cubano…

 

 

Artículos relacionados

  • No se encuentran artículos relacionados

Un comentario a “Rubio y Curbelo contra los emigrantes cubanos”

  1. Elena Muller Garcia

    16. abr, 2016

    De acuerdo que la ley no se debe cambiar. Pero Rubio tiene razón al querer terminar el abuso de la ley: personas que regresan a Cuba y reciben la ayuda en Miami, cosa que no lo permite la ley de ajuste. Y otros abusos más que han sido documentados por el Sun Sentinel. Hay que crear una estrategia para terminar esos abusos sin eliminar la ley.